Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera.

El sueldo era bueno, y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.

El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.

En un solo día cortó dieciocho árboles.

–Te felicito-le dijo el capataz- sigue así.

Animado por estas palabras, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano. A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.

–Debo de estar cansado –pensó.

Y decidió acostarse con la puesta del sol.

Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles.

Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.

Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó:

–¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?

–¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles”.

Este neurocuento extraído del libro “Déjame que te cuente…” de Jorge Bucay nos enseña la importancia de hacer otras cosas, de cambiar de ocupaciones.

Seguir haciendo algo a la fuerza es un vano intento de reemplazar con fuerza de voluntad la incapacidad que podemos tener de afrontar algo en un momento determinado.

Este neurocuento nos recuerda que conviene ‘afilar las herramientas’ y adquirir visión global, más allá del quehacer diario.

Sin perspectiva, sin estrategia, sin descanso y sin propósito, podemos acabar simplemente agotados, y no sabiendo a dónde vamos ni cómo resistir.

¿Y tú estás preparando tus herramientas? Recuerda tener en cuenta lo importante, más allá de lo urgente. Recuerda lo que le pasó al leñador para que a ti no te suceda lo mismo.

Inscríbete AHORA a la MasterClass

Comprueba ahora mismo y en unos minutos como

TE HAS REGISTRADO CORRECTAMENTE

Inscríbete Ahora para ver la Masterclass

Comprueba en muy poco tiempo cómo la Neurociencia puede ayudarte

¡FELICIDADES! TE HAS INSCRITO CON ÉXITO

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
¡Hola! Es un placer saludarte.

Por cualquier duda, ponte en contacto con nosotros.

Estaré encantada de ayudarte.

Un neuroabrazo, Vicky
+34 644 92 37 46