El origen del mentalismo se esconde en las sombras del pasado. No hay muchas referencias.

Va empezando como una respuesta teatral a la fascinación de las personas por el espiritismo, la hipnosis y la temprana investigación psíquica.

Hoy  bascula y cada uno escoge entre poderes genuinos, rama de la magia o pseudociencia.

Para mí es el singular y poderoso arte de presentar experiencias que tienen que ver con nuestra maravillosa y extraordinaria mente como medio para divertir, comunicar ideas o conocimiento, motivar, inspirar y aportar utilidad y valor a las personas.

Como mentalista profesional a lo largo de los años he aprendido y sigo aprendiendo sobre el cerebro estudiando a la neurociencia. ¡Apasionante!

A su vez la neurociencia aprende sobre el cerebro estudiando… ¡a los mentalistas! ¿Por qué motivo?

Porque ayudan a entender mejor cómo funcionan los circuitos y trucos cognitivos, por ejemplo en estrategias de publicidad, negociaciones o cualquier tipo de relación interpersonal.

Los mentalistas explotamos las características (debilidades y fortalezas) de nuestro cerebro.

Conocer cómo funciona el cerebro nos permite explotarlo. Piensa un nº entre el 1 y el 4 ¡ahora! Ante determinados estímulos de diversa índole, los humanos reaccionamos de forma predeterminada.

Conociendo esos automatismos, podemos anticiparnos, influenciar positivamente y detectar incluso si nos están manipulando. Probablemente tendrás en tu mente… ¡el 3!

Conocer cómo funciona el sistema óptico y visual también nos permite explotarlo, pudiendo generar ilusiones o falsas percepciones sensoriales: vemos algo que no está o no vemos algo que está o vemos un objeto distinto del que hay.  ¡No nos podemos fiar ni de nuestros ojos!

Conocer cómo funciona la cognición nos permite explotarla, pudiendo alterar la conciencia, mente o fisiología; influir en un comportamiento posterior; reescribir la memoria o llevarla hasta límites prodigiosos; maximizar el poder de la emoción; y en especial captar la atención y direccionarla hacia donde se desea.

Somos hackers del cerebro. En su vertiente positiva, o al menos es de esperar.

Principios, recursos y herramientas que tienen extensión y plena aplicación en la vida profesional y de empresa y por supuesto en la vida personal, optimizándolas.

Y es que sin lugar a dudas… ¡nuestra mente lo es todo!

En mente…

Ramón Fauría

*Ramon Fauria**Showman de la Mente – Presentador/Infotainer –
Formador/Conferenciante – Coach/Optimizador*
www.ramonfauria.com
experience@ramonfauria.com
@rfauria
LinkedIn

Tel. 636301749